General Ramon Cañas Montalva, un pensador de Magallanes

Por Fernando Rowland López.

Escribo esta columna por ser oriundo de la Región de Magallanes y Antártica Chilena y por mi admiración a la institución del Ejército de Chile, el cual cumple un rol fundamental en el funcionamiento del país, no tan solo en la defensa nacional, sino que también en su rol con la comunidad. El General Ramon Cañas Montalva vivió gran parte de su vida en la Región de Magallanes (durante tres períodos diferentes) y fue un excelente miembro del Ejército de Chile, llegando a ser Comandante en Jefe del Ejército entre 1947 a 1949.

Llama particularmente la atención lo poco que se ha escrito sobre este admirable soldado y ciudadano, dado que no tan solo llegó a lo más alto en su carrera profesional al interior del Ejército, sino que también por el gran vínculo que tuvo con la comunidad, pero más importante aún su rol de pensador en los temas relacionados a Magallanes, la Antártica, la descentralización del país y la geopolítica. En el transcurso de mi investigación sobre este personaje encontré tan solo tres artículos: “Ramon Cañas Montalva, Militar, Estadista, Pensador” de Mateo Martinic Beros (Universidad de Magallanes e Instituto de la Patagonia) del año 2003, “Ramon Cañas Montalva (1896-1977). Consejero geopolítico de las administraciones radicales en Chile, 1938-1952” del Profesor Doctor Cristian Garay Vera (Universidad de Santiago de Chile, USACH) y un suplemento de La Prensa Austral (principal diario de la Región de Magallanes y Antártica Chilena) auspiciado por la V División del Ejército de Chile. Es particularmente llamativo lo poco que se ha escrito tanto sobre su vida como su pensamiento porque da para estudios más profundos, algo que debería ser motivado por miembros del Ejército principalmente de la Academia de Historia Militar, como por investigadores de historia en particular los de la Universidad de Magallanes.

El General Cañas nació el 26 de febrero de 1896 en la ciudad de Santiago, siendo sus padres Don Ramon Cañas y Doña Ana Rosa Montalva. Realizó sus estudios humanísticos en el Liceo de Concepción y en el Liceo de Aplicación de Santiago, y en 1910 ingresó a la Escuela Militar, egresando 5 años después con el grado de subteniente y siendo enviado a la Región de Magallanes al Regimiento Pudeto, su primera destinación a la zona de un total de tres. En 1917 es enviado al Regimiento Maipo y en 1918 nuevamente regresa a Magallanes por dos años, luego en 1920 es enviado a Europa como Adicto Militar del Gobierno de Suecia que complementa con estudios de Educación Física y Geopolítica. En 1924 regresa a Chile, en específico a la Escuela Militar, pero un año siguiente regresa por un lapso de siete años a la Región de Magallanes. En 1933 rinde examen como oficial de Estado Mayor, sin embargo decide regresar a la Región de Magallanes hasta el año 1944, siendo su etapa más fructífera para la región. Regresa a la ciudad de Santiago asumiendo la Dirección de Personal del Ejército, en 1945 recibe el Comando en Jefe de la II División del Ejército y la Guarnicion Militar de Santiago, en 1946 se hace cargo del Instituto Geográfico Militar, alcanzando luego la Comandancia en Jefe del Ejército hasta el año 1949, donde finalmente pone fin a su carrera militar. Esto demuestra su brillante carrera profesional como soldado.

Sin embargo, lo más destacable del General Cañas es su vinculación con la comunidad, pero más importante aún su labor como pensador y estadista. En materia de vinculación con la comunidad magallánica creó la “Confederación Deportiva de Magallanes” en 1929, el Touring Club de Magallanes para conocer las bellezas naturales del territorio, el Departamento de Extensión Cultural del Destacamento Magallanes, la Radio Ejército de 1941, la “Organización de los Comités de Extensión Cultural de Aysén, Chiloé y Magallanes”, la erección de una estatua de Manuel Bulnes en 1938, la reconstrucción del Fuerte Bulnes en 1944 y la erección de un monumento a Bernardo O’higgins.

En materia intelectual realiza su mayor contribución. En 1927 forma parte de una comisión donde propone una serie de medidas para el desarrollo de la región de Magallanes: liberación de derechos a la internación de artículos esenciales, fijación de gravámenes para la exportación de productos regionales en bruto, liquidación paulatina del latifundio fiscal arrendado a grandes compañías ganaderas, subdivisión de los campos para recolonización, creación de colonias agrícolas en distintas zonas del Territorio, reorganización política-administrativa, subvención del Estado para mejorar la comunicación regular entre Magallanes y el resto del país. Luego creó una serie de libros y atículos relacionados a su profesión como militar. En enero de 1939 publicó un estudio titulado “La Zona Austral y el futuro de Chile. Progreso y Defensa Social y Militar de las Provincias de Chiloé, Aysén y Magallanes. Sugerencias a su organización Político-Administrativa. Síntesis Geográfica Política-Militar”, donde hace una serie de propuestas de gran interés y que siguen vigentes hasta el día de hoy, lo cual le valió ser convocado por el Presidente Pedro Aguirre Cerda a una comisión que tocaría estos temas. En 1945 forma el proyecto orgánico del “Instituto Histórico y Científico Bernardo O’higgins” que sería una universidad regional de Magallanes, algo que jamás se materializó pero que fue una precursora de la actual Universidad de Magallanes. Finalmente, siempre fue un gran defensor de la chilenicidad de la Antártica, lo cual se materializó con la toma de posesión de la Anártica en 1947 por parte del Presidente Gabriel González Videla y con él como Comandante en Jefe del Ejército.

Cuesta encontrar en los días que corren hoy día personas con los valores, el espíritu y la formación del General Ramon Cañas. Siempre con una visión de futuro, tratando de ser un aporte en la comunidad que habita (siendo éste el país, la región o la ciudad), intentando constantemente mejorar física, mental y espiritualmente. Hoy en día que estamos ad portas de redactar una nueva constitución para los próximos 50 años espero que lleguen personas que sigan el ejemplo de este notable soldado y ciudadano, siempre con una visión de futuro en beneficio del país. Finalmente hacer un llamado de atención a investigadores de diferentes instituciones para que estudien más acerca de la vida, aporte y pensamiento del General Ramon Cañas.

Universidad y regiones

Por Fernando Rowland López

En el documento “Memorias de vida de Sergio Gerado Boisier Etcheverry” de la Revista “Desenvolvimento Regional en debate” el reconocido y primer economista regional en Chile Sergio Boisier cuenta cómo en el año 1963 una vez titulado de economista en la Universidad de Chile le ofrecen ser Profesor en el Centro Universitario Regional (CUR) de Temuco que era una sede desconcentrada de la Universidad de Chile y actualmente la Universidad de La Frontera, haciéndose cargo de los cursos de Teoría Económica, Administración y Estadística. Cuenta además que “es en Temuco donde comienzo a descubrir el territorio”, debido a que producto del terremoto de 1960 (el más destructivo de la historia) la oficina de Corfo en Temuco pidió al CUR realizar visitas a terreno con fines muy vagos donde le correspondió ir a Osorno sosteniendo entrevistas con autoridades locales, concluyendo “Comencé entonces a reflexionar sobre una cuestión que se me aparecía de gran importancia. Si existían Universidades en algunas provincias ¿no deberían tales universidades una preocupación académica -formación, investigación, extensión- preferente con su territorio de referencia? En otras palabras, ¿no debería fortalecerse el binomio UNIVERSIDAD/REGION?”.

Lo percibido por Don Sergio Boisier hace casi 60 años sigue siendo muy vigente aún hoy día, quizás con más fuerza que antes producto de la mayor cantidad de recursos, la globalización y las nuevas tecnologías. Han existido ciertos avances en esta materia, aunque a mi modesto entender han sido insuficientes. A las universidades regionales tradicionales como la Universidad Técnica Federico Santa María, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad de Concepción y la Universidad Austral fueron agregadas las sedes regionales de la Universidad de Chile y la Universidad Técnica del Estado con el Decreto con Fuerza de Ley N° 6 del Ministerio de Educación creándose las actuales Universidad de Magallanes, Universidad del Bío-Bío, Universidad de Valparaíso, Universidad de Playa Ancha, entre otras. Finalmente, a través del mismo decreto mencionado anteriormente fue posible crear instituciones privadas que hasta el día de hoy también han jugado un rol fundamental en regiones como la Universidad San Sebastián, Universidad del Desarrollo, Universidad Adolfo Ibáñez, entre otras.

A pesar de este avance de los años 80’ mi percepción es que en la investigación de ciertas áreas de conocimiento en regiones es bastante pobre, no por falta de recursos sino que a mi entender por falta de visión de autoridades universitarias y de los gobiernos regionales (que puede mejorar con la elección de gobernadores regionales). Hay ciertas disciplinas que merecen mención aparte en esta materia como en Historia donde muchos Premios Nacionales de Historia son de regiones y producto de su investigación regional han logrado ganar el concurso, entre los que se encuentran: Fernando Campos Harriet (Bío-Bío, 1988), Mateo Martinic (Magallanes, 2000), Eduardo Cavieres Figueroa (Valparaíso, 2008), Jorge Pinto Rodríguez (Araucanía, 2012), Sergio González Miranda (Tarapacá y Arica y Parinacota, 2014), entre otros.

Sin embargo, hay otras ciencias sociales donde lamentablemente no ocurre esto. Por ejemplo, los premios del Economista del año que entrega la sección de Economía y Negocios del Mercurio jamás son entregados a un economista de región, generalmente son premiados economistas egresados de la Universidad de Chile o Pontificia Universidad Católica de Chile, que trabajan en la mismas universidades, en universidades extranjeras de prestigio, Banco Central de Chile, Ministerio de Hacienda o algún organismo internacional como el Banco Mundial o el Banco Interamericano del Desarrollo. Esto sucede porque en esta disciplina hay un pequeño número de economistas de prestigio en regiones que hace investigación de calidad pero que no tienen la capacidad de difundirla de manera adecuada, por ejemplo hay ciertos economistas en el norte del país, otros en el centro del país y algunos en el sur, pero no hay una masa crítica que pueda hacer contrapeso a los economistas que han desarrollado una carrera tradicional, por lo que existe una importante tarea en formar nuevos economistas de prestigio en regiones que sean capaces de investigar sobre los territorio y puedan competir con los tradicionales que han trabajado y vivido en Santiago por siempre.

Para ir cerrando quiero poner el ejemplo de la Región de Magallanes y Antártica Chilena que cuenta con ochos premios nacionales en diferentes ámbitos, siendo tan solo uno de ellos el único que ejerce o ha ejercido en la región, los demás trabajan en Santiago o en el extranjero. Este año recibió el Premio Nacional de Historia el magallánico Iván Jaksic y el Premio Nacional de Ciencias Naturales el magallánico Francisco Bozinovic Kuscevic. En la edición del día de ayer sábado 29 de agosto de La Prensa Austral (principal periódico de la Región de Magallanes) el Profesor Bozinovic dice “si bien se alejó hace décadas, aún tiene familiares en la zona, la Universidad de Magallanes (Umag) no me ‘pesca’ mucho, he tratado de hacer contactos y trabajar con ellos, pero no me han ‘inflado’. He tratado de tener mayores relaciones, gratis, y no me han considerado; espero que ahora sí. Me encantaría trabajar en Punta Arenas y hacer investigación”. Por otra parte, el Rector de la Universidad de Magallanes Sr. Juan Oyarzo Pérez el pasado viernes 14 de Agosto expuso en la sesión de la Comisión de Zonas Extremas y Territorios Especiales del Senado que de acuerdo a ITV (principal canal regional) tituló “UMAG expuso compleja situación financiera al Senado”. Analizando estas dos noticias que no tienen más de dos semanas de diferencia, podemos percibir que la UMAG no es capaz de atraer el talento hacia la región que sea capaz con sus conocimientos levantar diferentes fondos concursables en la región, el país y el extranjero y que le permita a la Universidad contar con recursos frescos para así mejorar su delicada situación financiera, y de esa forma no depender de la voluntad de los políticos de turno para contar con recursos que generalmente después se traducen en diversos favores como la contratación de operadores políticos en la universidad.

De acuerdo a lo expuesto en esta columna las universidades regionales han avanzado en gran medida en contribuir al desarrollo regional, pero falta aún un largo camino. Siento que la elección de gobernadores regionales va a contribuir a generar un poco más de masa crítica que puede ser aprovechada por las universidades, sin embargo lo más delicado es la falta de visión de las autoridades universitarias en regiones de verdad hacerse cargo o sentirse como el principal motor en el desarrollo regional, no tan solo en la formación profesional sino que también en la investigación aplicada en los territorios de los cuales forman parte.

Fernando Rowland López

Estrategia de Desarrollo Regional y elección de gobernadores regionales

Por Fernando Rowland López

Escribo esta columna por mi identificación con las regiones de Chile. He tenido la suerte de vivir o trabajar en cuatro regiones del país. Nací y viví hasta los 17 años en la ciudad de Punta Arenas (Región de Magallanes y Antártica Chilena, la más austral del país), he vivido por 10 años en la ciudad de Valparaíso (región de Valparaíso) y he tenido la oportunidad de desarrollar actividades académicas en la ciudad de Concepción (región del Bío-Bío) y en la ciudad de Santiago (región Metropolitana de Santiago). De esa forma, tengo experiencia viviendo y trabajando en regiones, por lo tanto, conozco de cerca muchas de sus dificultades.

Los actuales intendentes regionales nacen en el año 1786 con las reformas borbónicas, creándose intendencias en Santiago y Concepción, y luego en 1811 con la Primera Junta de Gobierno nace la de Coquimbo. Después de la independencia conquistada en 1818, en 1823 serían creadas tres provincias más y en 1826 con las leyes federales dos más serían creadas, donde en este caso estas autoridades regionales serían electas democráticamente. Con la Carta Fundamental de 1833 estas ocho autoridades dejarían de ser electas de forma democrática, y pasarían a ser designadas y depender directamente del Presidente de la República, como una forma de centralizar el país y controlar las regiones para dar forma a la República naciente (lo cual se logró con mucho éxito y fue fundamental para lo logrado en el siglo XIX). Lo que hoy en día existe en materia regional es heredera de la Constitución de 1833 con la promulgación de la Ley N°19.175 “Orgánica Constitucional sobre Gobierno y Administración Regional” de 1992, en las que los 16 intendentes regionales son escogidos por el Presidente de la República.

Lo que fue necesario en 1833 para darle forma a la nación que estaba naciendo, lo más probable es que no sea necesario para la segunda década del siglo XXI. Quiero poner un ejemplo categórico, durante la segunda administración del Presidente Sebastián Piñera que comenzó el 11 de marzo del 2018, a menos de un año de mandato (es decir, antes del 11 de marzo del 2019) habían pasado por el sillón de la Intendencia Regional de Magallanes cuatro intendentes, es decir, en promedio un intendente duró aproximadamente 3 meses. Entiendo perfectamente que el Presidente Piñera no tiene malas intenciones con la región de Magallanes, sin embargo por sus múltiples responsabilidades no está dentro de sus prioridades el desarrollo de largo plazo de una región tan extrema como la de Magallanes. Esta situación fue similar a lo ocurrido durante la primera administración del Presidente Piñera (2010-2014), donde durante los cuatro años de mandato estuvieron cuatro intendentes diferentes, los cuales muchos salían por graves casos de corrupción (es decir, los más aptos no eran escogidos).

Quiero recordar que el principal instrumento de planificación con el que cuenta una región es la Estrategia de Desarrollo Regional el que se define como “instrumento rector de la planificación regional, su orientación es a largo plazo y su principal utilidad es mostrar el sentido de la acción, el cómo se logrará y los énfasis (voluntad) para el desarrollo de la región. Debe ser una construcción colectiva y rebasa con mucho, la mirada pública, para constituirse en la fuente de consensos sobre los aspectos claves del desarrollo regional”. Generalmente, la Estrategia de Desarrollo Regional tiene una vigencia de 10 años, entonces la pregunta que cabe hacerse es: ¿Qué capacidad de implementación de una estrategia tiene una autoridad que es escogida por un tercero ajeno a la región (muchas veces ni siquiera conoce la región) y que dura tan solo un año o menos (como ha sido el caso de Magallanes)?

Por esta razón, creo que es importante la elección de gobernadores regionales, la cual se reguló a través de la Ley N°21.073 “Regula elección de gobernadores regionales y realiza adecuaciones a diversos cuerpos legales” y Ley N°21.074 “Fortalecimiento de la regionalización del país”, y que se llevará a cabo en octubre de este año. Además, de las ventajas de implementar de mejor manera la estrategia de desarrollo regional, permitirá un mayor debate y una mayor conciencia acerca de dónde quiere ir la región, aumentará igualmente la masa crítica en regiones al estar más empoderadas, las decisiones de la región serán tomadas más cerca de los beneficiados, entre otros efectos positivos para las regiones. Como toda innovación va a tener ciertos problemas como la relación de los gobernadores regionales con las autoridades centrales, pero será un experimento interesante que se irá adecuando con el paso del tiempo y que si sale bien permitirá en un futuro no muy lejano mayores niveles de descentralización como la descentralización fiscal.

Sin embargo, el desarrollo de una región no es solo tarea del sector público, sino que también del sector privado, y muy especialmente de las universidades regionales que no tan solo contribuyen con la formación de profesionales, sino que más importante aún, con la creación de conocimientos e investigación aplicada en los territorios en los que se encuentran ubicados.

Tuve la oportunidad por tres años de ser Académico Jornada Completa de una universidad regional con mucha historia y una de las mejores universidades del país, sin embargo, por diferencias con las autoridades de turno sufrí un despido injustificado que hoy en día se encuentra en juicio. Esta universidad se encuentra localizada en la ciudad de Valparaíso y su sede central se encuentra mirando hacia todo el Océano Pacífico, es más, mi oficina tenía una vista hacia todo el Océano Pacífico. Abro todas las mañanas El Mercurio de Valparaíso y constantemente se discute el tema portuario donde todos los agentes involucrados dan sus opiniones (alcalde, intendente, empresarios, sindicatos, ONGs medioambientales, entre otros), sin embargo, desde las universidades no existe opinión respecto al tema. Cabe recordar que Chile está entre los 20 países con mayor longitud de costa pero no hay especialistas que hablen sobre economía portuaria en la región donde se encuentran los dos puertos más importantes del país (Valparaíso y San Antonio). Tuve la oportunidad de conocer dos especialistas de dos universidades diferentes de España localizadas en diferentes ciudades portuarias de ese país; uno de la Universidad de Cantabria (localizada en el Puerto de Santander) y el otro de la Universidad Jaume I (localizada en la Comunidad Valenciana), donde para ellos es normal tener este tipo de especialistas en las universidades regionales que hablen e investiguen sobre las problemáticas locales, algo que sucede en muchas regiones de Chile pero que son casos excepcionales, por lo que siento que falta una mirada de largo plazo por parte de las autoridades universitarias respecto a este tema.

Fútbol profesional en la Región de Magallanes y Antártica Chilena

Por Fernando Rowland López

Escribo esta columna por mi identificación con el fútbol magallánico donde tuve la oportunidad de jugar en inferiores del Club Deportivo Scout y el Club Deportivo Español (ambos más de 100 años de historia), además de participar en selecciones infantiles y juveniles de la Asociación de Fútbol de Punta Arenas en diversos campeonatos regionales, nacionales e internacionales. Además de esto, mi familia igualmente está identificada con el fútbol de la región donde mi padre jugó en el Club Deportivo Español, mi abuelo en el Audax Italiano y Jupíter (ambos desaparecidos), un tío en el Club Deportivo Español y Club Deportivo Prat, y muchos otros familiares igualmente.

La Asociación de Fútbol de Magallanes fue fundada en el año 1912 como una simple liga con clubes que existen hasta el día de hoy, entre los que se encuentran el Club Deportivo Victoria, Club Deportivo Español, Club Deportivo Chile y Sokol Croata (Yugoslavo en aquella época). Desde aquella época a la fecha los campeonatos más importantes a nivel de selecciones que ha podido alcanzar la región han sido el Campeonato Nacional de Fútbol Amateur en 1980 desarrollado en la ciudad de Punta Arenas y el Campeonato Nacional de Fútbol Amateur  en 2008 desarrollado en la ciudad de Vallenar, mientras que a nivel infantil-juvenil cuenta con el Campeonato Nacional de Fútbol Amateur Sub-17 2016 desarrollado en Curicó y el Campeonato Nacional de Fútbol Amateur Sub-15 2018 desarrollado en la ciudad de Arica. Por otra parte, a nivel de clubes pudo la región obtener el Campeonato Zonal Sur de Clubes Campeones en el año 1991 con el Club Deportivo Prat, en 1998 con el Club Deportivo Cosal y en 1999 con el Club Deportivo Chile.

Además de lo anterior, diversos futbolistas magallánicos han tenido la oportunidad de jugar y triunfar en el fútbol profesional como Atilio Cremaschi, Honorino Landa, Antonio Rispoli, Mario Galindo, Victor Borquez, Mauricio Aros, Luis Guajardo, Ramón Abello, entre otros. Mientras que hoy en día destacan Ricardo Fuenzalida en Audax Italiano, Abel Moreno en Deportes Unión La Calera, Brian Leiva y Gonzalo Lauler en Deportes Melipilla, Ronnie Fernández en Arabia Saudita, entre otros.

Los acercamientos del fútbol profesional con Magallanes han sido diversos, por ejemplo en el año 1948 la Universidad de Chile enfrentó a la Selección de Punta Arenas en la ciudad de Punta Arenas, en 1950 la Universidad Católica enfrentó al mismo seleccionado de Punta Arenas en Punta Arenas, en 1955 enfrentó la Universidad Católica al Club Deportivo Español, en 1959 Colo-Colo enfrentó a la Selección de Punta Arenas, en 1960 Audax Italiano enfrentó al seleccionado de Punta Arenas, en 1960 O’higgins de Rancagaua enfrentó nuevamente a la selección de Punta Arenas y muchos encuentros más similares a lo largo de la historia. Más recientemente destacan el enfrentamiento entre Audax Italiano y Deportes Puerto Montt en 2006 en la ciudad de Punta Arenas, el enfrentamiento entre Colo-Colo y la Selección de Punta Arenas en 2007, el partido entre la Selección de Punta Arenas y la Selección Chilena Sub-20 en Punta Arenas, el partido inaugural de la Copa Chile 2008 entre la Selección de Punta Arenas y Deportivo Magallanes, el partido entre el Club Deportivo Prat y Provincial Osorno por Copa Chile, entre otros más.

Para conocer más acerca de la historia del fútbol en Magallanes les recomiendo los libros “Album y reseña del fútbol de Punta Arenas 1912-1980” de José Uribe Uribe, “Fútbol en la Patagonia: 1894-2008” presentado por Pedro Jara Pacheco y “Sokol Histórico: 1912-2012” del Profesor e Historiador Sergio Lausic Glasinovic.

Entonces, la pregunta que cabe hacerse ahora es cuándo finalmente la región podrá contar con fútbol profesional. En el último tiempo han existido acercamientos por parte de dirigentes del Club Deportivo Magallanes (uno de los clubes más importantes del fútbol nacional y que ha alcanzado importantes títulos a nivel nacional) con la Región de Magallanes y Antártica Chilena. En marzo del 2018 jugadores del Deportivo Magallanes visitaron la Municipalidad de Punta Arenas, en abril del 2019 Consejeros Regionales de la Región de Magallanes visitaron el Centro Deportivo del Club Magallanes y en mayo del 2019 dirigentes del Club Magallanes visitaron la Municipalidad de Porvenir. Por otra parte, en el año 2018 la camiseta del Club incorporó en una de sus mangas la bandera de la región, mientras que la camiseta alternativa en el 2019 correspondía completamente a la bandera de la región y en 2020 la camiseta alternativa representaba las pinturas realizadas en los cuerpos de los selknam durante el ritual de iniciación llamado Hain.

Existen en Santiago muchos detractores acerca de la iniciativa de que el Club Magallanes esté identificado con la región, aduciendo que el Club no tiene ninguna relación en sus orígenes con la región. Este argumento lo encuentro absoleto por muchas razones, la primera es que hoy día en un mundo globalizado es más importante sumar que restar, es como que los hinchas del F.C. Barcelona que viven en Barcelona estuvieran en desacuerdo que los jugadores del club jueguen partidos de pre temporada en Arabia Saudita, China o Estados Unidos porque los hinchas del F.C. Barcelona de esos países no tienen ninguna relación con el origen del club. Por otro lado, los magallánicos siempre hemos soñado con el fútbol profesional y el tener a un club profesional con el cual la región se identifique sería interesante, de más está decir que el club ganaría inmediatamente 160.000 hinchas que comprarán entradas al estadio, camisetas y artículos del club, recursos con los que antes no contaban. En otro ámbito, para aquellos jóvenes talentosos de la región que deseen probar suerte en el fútbol profesional será mucho más fácil porque tendrán la posibilidad de ir directamente al Club Magallanes con el que se sentirán identificados, algo similar a lo que sucede con el Athletic Club de Bilbao o el Chivas de Guadalajara.

Hoy en día no existen los problemas que existían hace 15 o 20 años atrás donde llegar a la región desde el centro del país era muy difícil y costoso; hoy muchos vuelos son realizados en el día por diversas aerolíneas con un bajo costo y tiempo, y en un futuro no lejano existirá conexión de Magallanes con el centro del país por tierra, lo que reducirá aún más los costos de transporte. He tenido la suerte de vivir por 10 años en Valparaíso donde la emoción que se siente en la ciudad cuando juega Santiago Wanderers es inmensa, también he tenido la oportunidad de visitar Rancagua cuando juega O’higgins y se siente la misma emoción; sueño algún día ver esas mismas postales en Punta Arenas cuando algún día le toque jugar a un club de fútbol profesional identificado con la región.

Ciudadanía digital

Transformación digital, resultado virtual”

Ese tendría que ser el proverbio del caso… allí donde resulta irónico poder hablar de tecnología y modernización del Estado, con expresiones que nos acompañan hace generaciones, que muestran a veces “el vaso medio vacío” y recuerdan que “no siempre lo que brilla es oro”.

Sabemos por nuestros estudios que en los últimos 6 meses, las personas han aumentado en un 49% la realización de trámites públicos digitales. Cualquier optimista reconocerá en este dato una señal de progreso, y por cierto lo es, pero la sabiduría criolla no por nada reza que “el diablo se esconde en los detalles.

Visto el caso más de cerca, el atributo que más molestia genera en el trámite público digital resulta ser la oportunidad de respuestas en caso de consultas, con un 39% de insatisfacción general. El tiempo que toma encontrar en internet un trámite público genera una frustración mayor en un 11%, respecto del trámite privado. Las páginas web son notoriamente mejor valoradas en este último sector, y la claridad en las instrucciones para realizar un trámite público genera una insatisfacción mayor en un 14% respectivamente.

Parece entonces que algunos fenómenos que vemos como novedosos resisten las objeciones de siempre, y quienes han sido críticos y especialmente duros con el Estado por la calidad de sus prestaciones, dirán que los servicios públicos digitales son “el mismo perro con otro collar”,  pues llama la atención que las principales brechas encontradas no digan relación con la naturaleza del trámite,  sino más bien que se vinculen con la experiencias de uso y nivel de satisfacción de sus ciudadanos.

Los avances son ciertos, pero el trasfondo es crítico si se piensa en el proceso de modernización del Estado desde el punto de vista del usuario. Se evidencia por tanto, la necesidad de “Recoger el guante” desde la política pública y enmendar pronto el rumbo con foco en los elementos constitutivos de la ciudadanía digital que está expectante. 

Gaspar Marhuenda. Director Ejecutivo.

Carlos Vera. Asuntos Públicos

ClioDinámica Consulting.

Instructivo Espacio Abierto

Mándanos tu columna de opinión en un documento Microsoft Word de máximo 2 planas que cumpla con el siguiente formato a pensandoenpolitica2018@gmail.com:

  • Interlineado: espacio 1,5. No separar los párrafos con espacios adicionales.
  • Letra: Times New Roman, tamaño 12.
  • Hoja tamaño carta.
  • Márgenes: establecidos automáticamente por formato Word (3 cm. izquierda y derecha; 2,5 cm. superior e inferior).
  • Incluir título de la columna de opinión.
  • Incluir nombre y apellido para reconocer autoría.

Importante: La temática debe estar relacionada a la contingencia política o a la política en general. Pero dentro de esos márgenes hay libertad absoluta para expresar cualquier idea u opinión. Recuerda siempre manifestar tu opinión de forma respetuosa y fomentando lo que Aristóteles llamaba “la amistad cívica”.

Motívate y comienza a fomar parte de la comunidad PEP para reflexionar juntos sobre el futuro que viene.

La fragilidad de la clase media

Por Nicolás López Pinto

¿Qué es la clase media? Se trata de un concepto escurridizo, inexacto, y que si bien se comenta mucho, no tiene un límite claramente demarcado. Por de pronto, podríamos aventurarnos a decir que se encuentran a medio camino entre el grupo más pobre y el más rico de la población. Con lo ambiguo que pueda sonar esto, se requerirá más debate para llegar a una definición más precisa y compartida. En general en Chile se ha abordado desde un punto de visto económico, siendo los ingresos la variable definitoria. De acuerdo a un estudio del centro de investigación Libertad y Desarrollo, en 2017 alrededor de un 65% de la población chilena sería clase media, siendo la mayor parte de ella clase media baja.

En general, si uno analiza la historia reciente se puede observar que la clase media no recibe mayores aportes del estado, dado que no pertenece a los segmentos más necesitados de la población; sin embargo tampoco corresponde al más privilegiado. De manera que tenemos en un extremo, los ricos, que no necesitan ayuda del estado y en el otro la pobreza y extrema pobreza. En estos últimos se han focalizado los recursos que aporta el Estado, quedando la clase media en el “limbo de la desprotección”, teniendo que rascarse con sus propias uñas.

En 2019 Luis López-Calva, director regional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), señaló en una entrevista para el periódico La Tercera que la clase media en algunos países latinoamericanos, como Chile, se benefició del auge de los commodities, pero no había consolidado su nuevo estatus. Advertía que ante cualquier adversidad como desempleo o enfermedad podían volver a la pobreza. De modo que no es una clase media consolidada, sino vulnerable. Comentó también que se ha visto un aumento en los años de trabajo necesarios para comprar una vivienda, lo que a su juicio tenía dos lecturas posibles “la clase media se ha vuelto más precaria o se ha vuelto más difícil ser de clase media”[1]. En definitiva, constató algo que hoy más que nunca se vuelve claro: la clase media es frágil, y esa fragilidad angustia a millones de chilenos.

Se trata de un grupo muy heterogéneo, pero lamentablemente hay un componente que aparece repetidamente: un alto nivel de endeudamiento. De acuerdo al Banco Central el 74,5% de los hogares en Chile están endeudados. A su vez, el Informe de Deudas elaborado por la Universidad San Sebastián y Equifax informó en abril un total de 4.935.226 personas morosas y un promedio de deuda de $1.802.346.

La pandemia vino a agudizar esta vulnerabilidad que vive la clase media, afectando sus salarios o, lisa y llanamente, destruyendo sus empleos. Ante esto, millones de familias que a lo largo de muchos años habían logrado niveles de vida que los ubicaban por sobre la línea de la pobreza, han debido enfrentar ahora una realidad que los agobia y los enfrenta a la más absoluta incertidumbre. Es de esperar que se concrete pronto un aporte por parte del Estado, ya que la clase media hoy, más que nunca, necesita apoyo ante un momento sumamente adverso.


[1] Entrevista a Luis Felipe López-Calva “Falta de seguridad económica lleva a Chile a no ser un país de clase media”, La Tercera, 22 de abril de 2019.

Chile, ni tan OCDE

Por Nicolás López Pinto

El medio estadounidense Bloomberg hizo un análisis sobre las medidas tomadas en Chile para abordar el covid-19, lanzando afirmaciones como la siguiente: “las evaluaciones iniciales sugieren que Chile siguió el ejemplo de las naciones ricas solo para darse cuenta, una vez más, de que un gran porcentaje de sus ciudadanos son pobres”. Son palabras que difícilmente nos pueden dejar indiferentes y probablemente nos duelen, porque detrás de ellas hay millones de chilenos que viven una dura realidad, no solo desde la llegada de la pandemia, sino desde hace muchos años atrás. Era parte de nosotros, pero había autoridades que no querían verla. En palabras del mismo medio de noticias: “la lucha contra el virus en Chile parece haber sido víctima de los mismos factores que provocaron crisis en otros mercados emergentes: pobreza, hacinamiento y una masiva fuerza laboral informal”. Al parecer nos habíamos ilusionado con llegar pronto al grupo de avanzada a nivel internacional, cuando ni siquiera habíamos resuelto aspectos esenciales en nuestra propia casa.

Haciendo memoria, podemos recordar que el 7 de mayo de 2010 celebrábamos que Chile se transformaba en el primer país sudamericano en ingresar a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). El buen desempeño económico, desde los años 90 en adelante, había transformado a Chile, luego de 20 años, en un país merecedor de entrar a las “grandes ligas”.  De tener un porcentaje de pobreza de casi 40% a inicios de los 90, ésta pasó a un poco más del 10% en 2010; a su vez, entre esos años se cuadruplicó el PIB per cápita y la matrícula en educación superior, un reflejo de que el país progresaba. Sin embargo, pasar a formar parte de la OCDE nos hizo cambiar la vara, y en los sucesivos rankings fuimos ocupando los últimos lugares en reiteradas ocasiones. Índice de desigualdad, niveles de educación y salud, ingresos per cápita, entre otros, nos dejaban a la cola una y otra vez. No contentos con ser cabeza de ratón, quisimos ser cola de león. Con todo, debemos considerar que se trata de los 37 países que más avanzados se encuentran a nivel mundial en distintos ámbitos. “El club de los países ricos”, como se le ha denominado. Sería prudente valorar lo avanzado y poner en perspectiva los indicadores. Hay países que lo hacen mejor, ciertamente, pero también hemos progresado como país. Los múltiples desafíos que tenemos como país son urgentes y debemos avanzar en ellos, pero, con todo, hemos logrado ciertos avances. Es la doble cara de estar en el selecto grupo.

De acuerdo a un análisis hecho por Clapes UC, la pandemia retrasará entre 8 y 12 años que Chile logre el PIB per cápita de países desarrollados. Se esperaba, previo a octubre del año pasado, que el país alcanzara el mismo nivel de Grecia y Portugal en 2026 y 2030, respectivamente. Bajo las circunstancias ocurridas en octubre, sumado a la pandemia del covid-19, esto ocurriría en 2034 y 2042, respectivamente.  En ocasiones, el PIB per cápita puede parecer un indicador frío y lejano, sin embargo, es un buen acercamiento a los niveles de desarrollo de un país y, con ello, a su nivel de bienestar, empleo, educación, salud, previsión, etc.

Es de esperar que el plan de reactivación económica recientemente anunciado por el gobierno permita poner en marcha nuevamente al país y que la pandemia, con todos sus negativos efectos, sea pronto algo que dejemos atrás.