Fase 2

Por Rocío Leiva Mora

Primero la Región Metropolitana y luego comunas de la quinta región regresan a fase 2 y, tanto el contexto como el ánimo de los ciudadanos parece haber cambiado en comparación a cuando se estuvo en fase 2 meses atrás. El ánimo en las calles y en los centros comerciales parece haber cambiado, una actitud más despreocupada, aunque consciente de los riesgos se ve en los individuos que, dispuestos a hacer largas filas, acuden a las tiendas para hacer sus compras navideñas; acuden, paradójicamente, a aquellos mismos lugares que a inicios del año muchos deseaban quemar. Estos mismos Malls que hacen meses despertaban las emociones más negativas, hoy acogen a los compradores navideños que logran experimentar algo de normalidad luego de tantos meses de confinamiento.

A pesar de que el aumento del comercio en estas fechas es algo beneficioso para la economía y los comerciantes, existe algo preocupante, que no es solo la manera en que se llenan estos centros, con escaso cumplimiento de distanciamiento social, sino que la actitud despreocupada de algunos, acompañada con un deseo de “normalidad” ha llevado consigo a un aumento de los contagios por covid en estas últimas semanas. Sin embargo, todo esto era de esperarse. Era de esperarse las aglomeraciones en los centros comerciales en fechas cercanas a navidad, con gente con dinero para gastar gracias al retiro del 10% de la afp, en comunas que luego de estar meses en cuarentena comenzaban a tener medidas más flexibles. Era de esperarse porque los individuos tienen incentivos individuales; porque cada uno tiende a pensar que otros se pueden contagiar, pero uno no; porque el encierro también cansa y de algún modo, ir a gastar dinero en regalos significa una satisfacción personal en medio de tiempos de tanto cansancio y estrés.

Por ello, porque ciertos comportamientos de individuos son esperables, es necesario que las autoridades impongan medidas y no solo apelar a que cada uno se cuide lo mejor posible. Y así como se ha sido una medida necesaria regresar a fase 2, es necesario pensar en el verano 2021 y cómo se administrarán las normas que restrinjan el turismo entre regiones. Porque lo que ocurrió en otros países, es probable que ocurra acá también y, es razonable esperar que el comportamiento esperable de los individuos se materialice también. La crisis del covid se debe entender como un conjunto de factores que se interrelacionan y lo mismo con el comportamiento de los individuos en estas situaciones. Son diversos los factores que pueden llevar a comportamientos riesgosos o no apropiados en pandemia, tales como factores económicos y emocionales (entre otros) y, es necesario comprender estos de forma particular como en su conjunto para tener un panorama más claro en el avance de la pandemia.

Deja un comentario