¿Qué relación tienen los traumas infantiles con el destino de la sociedad?

Por Victoria Correa J.

Como “el mayor experimento psicológico de nuestros tiempos”, lo clasificó Elke Van Hoof, profesora en Psicología de la Salud de la Universidad de Vrije en Bruselas y especialista en estrés y trauma. Sin duda este encierro, voluntario para algunos, involuntario para otros, ha dejado en evidencia nuestras debilidades mentales en al menos algún grado. La ONU en un Policy Brief publicado en Mayo recién pasado, alerta sobre las condiciones de la población aun antes de la pandemia con trágicas cifras como: “La depresión afecta a 264 millones de personas en el mundo”, “la economía mundial pierde alrededor de 1 trillón de dólares al año a causa de la depresión y la ansiedad” y “las personas con severas condiciones mentales mueren entre 10-20 años antes que la población general”. Pero ¿Qué tiene que ver esto con los Niños, Niñas y Adolescentes (NNA)?

Adverse Childhood Experiences, “ACE” por sus siglas en inglés o Experiencias Adversas en la Infancia es un concepto que ha ido tomando fuerza en las dos últimas décadas y que según el Center on the Developing Child de la Universidad de Harvard, “ACE” se refiere a adversidades que los niños enfrentan en el entorno del hogar, entre las que destacan: diversas formas de abuso físico y emocional, negligencia y disfunción doméstica. Los hallazgos clave de docenas de estudios que utilizan los datos originales de ACE confirman que existe una correlación poderosa y persistente: a mayor cantidad de ACE experimentados, mayor es la posibilidad de tener un empobrecimiento físico y mental a lo largo de la vida. Los resultados de un NNA que sufre ACE son, entre otros: 2,5 veces más probabilidades de sufrir enfermedades pulmonares, 2,5 veces más probabilidades de sufrir hepatitis, 4,5 veces más probabilidades de sufrir depresión, 12 veces más probabilidades de suicidio. Y este número es solo aplicable para aquellos con solo 3 ACE’s, recordemos que a mayores experiencias adversas, peor se pone el panorama. Sigamos con la lista: Desarrollo cerebral interrumpido, afectando áreas implicadas en la dependencia a las drogas.  Inhibición de la corteza pre frontal que interviene en el control de los impulsos y la función ejecutiva, un área crucial para el aprendizaje. Tendencia al desarrollo de enfermedades del corazón o cáncer. Y por último, incluso la forma en que se lee y se transcribe el ADN del NNA, para futuras generaciones.

Hoy en día, solo una cosa puede estar incrementando las ACE y es el confinamiento. Antes de la pandemia, en Chile cada 1 hora 6 niños eran abusados sexualmente según las cifras del Observatorio Niñez y Adolescencia, habrá que esperar a ver cuáles serán las cifras cuando todo se normalice, cuando los colegios se abran (los colegios permiten la visualización de vulneraciones) y cuando los NNA puedan gozar plenamente de lo único que frena las experiencias adversas: los Factores Protectores. Estos factores protectores pueden mermar las circunstancias y están relacionados con, por ejemplo, las finanzas familiares, la salud y el bienestar de los padres, la relación padres–hijos y las relaciones de pareja de los padres. Factores que, demás está decirlo, también se han visto severamente afectados.

Para concluir, cabe destacar que si bien el Sename tiene una amplia gama de programas ambulatorios para prevención y reparación de maltrato, estos tienen una lista de espera que en algunas regiones como la Metropolitana asciende al 60% del total de ingresos (37.386 NNA en lista de espera a Junio 2019), es decir, desde que un NNA ingresó por vulneración de derechos al sistema, pueden pasar hasta 6 meses para que este sea atendido y ayudado, cuestión que aún no ha sido resuelta.

Creo devotamente que guiar una política basada en datos y que tenga en cuenta estos indicios, es sino la única manera de generar oportunidades que permitan explorar el potencial de los niños, generando progreso para las naciones y, aún más importante, prevenir una futura generación mental y físicamente enferma.

Nota: toma este quiz y podrás percibir quiénes están en un potencial riesgo https://developingchild.harvard.edu/media-coverage/take-the-ace-quiz-and-learn-what-it-does-and-doesnt-mean/

Referencias:

UNSDG | Policy Brief: COVID-19 and the Need for Action on Mental Health. (n.d.). Retrieved May 21, 2020, from https://unsdg.un.org/resources/policy-brief-covid-19-and-need-action-mental-health

Center on the Developing Child Harvard University | ACEs and Toxic Stress: Frequently Asked Questions, from https://developingchild.harvard.edu/resources/aces-and-toxic-stress-frequently-asked-questions/

UNICEF | UNICEF alerta sobre riesgos de aumento de violencia hacia niños, niñas y adolescentes por emergencia sanitaria, from https://www.unicef.org/chile/comunicados-prensa/unicef-alerta-sobre-riesgos-de-aumento-de-violencia-hacia-ni%C3%B1os-ni%C3%B1as-y

UNICEF | COVID-19: El número de niños que viven en hogares pobres aumentará hasta en 86 millones para finales de este año, from https://www.unicef.org/chile/comunicados-prensa/covid-19-el-n%C3%BAmero-de-ni%C3%B1os-que-viven-en-hogares-pobres-aumentar%C3%A1-hasta-en-86

Deja un comentario