Chile, ni tan OCDE

Por Nicolás López Pinto

El medio estadounidense Bloomberg hizo un análisis sobre las medidas tomadas en Chile para abordar el covid-19, lanzando afirmaciones como la siguiente: “las evaluaciones iniciales sugieren que Chile siguió el ejemplo de las naciones ricas solo para darse cuenta, una vez más, de que un gran porcentaje de sus ciudadanos son pobres”. Son palabras que difícilmente nos pueden dejar indiferentes y probablemente nos duelen, porque detrás de ellas hay millones de chilenos que viven una dura realidad, no solo desde la llegada de la pandemia, sino desde hace muchos años atrás. Era parte de nosotros, pero había autoridades que no querían verla. En palabras del mismo medio de noticias: “la lucha contra el virus en Chile parece haber sido víctima de los mismos factores que provocaron crisis en otros mercados emergentes: pobreza, hacinamiento y una masiva fuerza laboral informal”. Al parecer nos habíamos ilusionado con llegar pronto al grupo de avanzada a nivel internacional, cuando ni siquiera habíamos resuelto aspectos esenciales en nuestra propia casa.

Haciendo memoria, podemos recordar que el 7 de mayo de 2010 celebrábamos que Chile se transformaba en el primer país sudamericano en ingresar a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). El buen desempeño económico, desde los años 90 en adelante, había transformado a Chile, luego de 20 años, en un país merecedor de entrar a las “grandes ligas”.  De tener un porcentaje de pobreza de casi 40% a inicios de los 90, ésta pasó a un poco más del 10% en 2010; a su vez, entre esos años se cuadruplicó el PIB per cápita y la matrícula en educación superior, un reflejo de que el país progresaba. Sin embargo, pasar a formar parte de la OCDE nos hizo cambiar la vara, y en los sucesivos rankings fuimos ocupando los últimos lugares en reiteradas ocasiones. Índice de desigualdad, niveles de educación y salud, ingresos per cápita, entre otros, nos dejaban a la cola una y otra vez. No contentos con ser cabeza de ratón, quisimos ser cola de león. Con todo, debemos considerar que se trata de los 37 países que más avanzados se encuentran a nivel mundial en distintos ámbitos. “El club de los países ricos”, como se le ha denominado. Sería prudente valorar lo avanzado y poner en perspectiva los indicadores. Hay países que lo hacen mejor, ciertamente, pero también hemos progresado como país. Los múltiples desafíos que tenemos como país son urgentes y debemos avanzar en ellos, pero, con todo, hemos logrado ciertos avances. Es la doble cara de estar en el selecto grupo.

De acuerdo a un análisis hecho por Clapes UC, la pandemia retrasará entre 8 y 12 años que Chile logre el PIB per cápita de países desarrollados. Se esperaba, previo a octubre del año pasado, que el país alcanzara el mismo nivel de Grecia y Portugal en 2026 y 2030, respectivamente. Bajo las circunstancias ocurridas en octubre, sumado a la pandemia del covid-19, esto ocurriría en 2034 y 2042, respectivamente.  En ocasiones, el PIB per cápita puede parecer un indicador frío y lejano, sin embargo, es un buen acercamiento a los niveles de desarrollo de un país y, con ello, a su nivel de bienestar, empleo, educación, salud, previsión, etc.

Es de esperar que el plan de reactivación económica recientemente anunciado por el gobierno permita poner en marcha nuevamente al país y que la pandemia, con todos sus negativos efectos, sea pronto algo que dejemos atrás.

2 thoughts on “Chile, ni tan OCDE

  1. Seguimos hablando PIB percapita? Con el nivel de desigualdad que hay en Chile y otros paises emergente de la OCDE queda claro que el PIB percapita deja de ser un valor representativo para demostrar el desarrollo de un pais. Esperaría que una columna de este tipo, que además destaca el estallido social y la actual crisis Covid como una muestra de las fallas del modelo, indicara la necesidad de un cambio en el indicador de desarrollo y no siguiera anclando su analisis aun PIB percapita que demuestra ser NO representativo.

  2. Estoy de acuerdo en que la desigualdad es importante y debemos considerarla, sin embargo, el pib per capita me parece un buen acercamiento al nivel de desarrollo de un país. Es uno de los indicadores relevantes que tenemos actualmente, pero no el único. Y traté de mencionarlo en la columna haciendo mención a otros. Gracias por el comentario.
    Saludos

Deja un comentario