El Paracetamol de la derecha chilena

Las personas somos raras. Por algún motivo, nuestro cerebro funciona en base a simplificaciones y prejuicios, aunque por suerte otra parte de nuestro cerebro nos advierte a veces que estos razonamientos pueden ser infundados y apresurados. De todas formas, esa estructura del pensamiento nos permite, por ejemplo, desarrollar el sentido del humor. Deben existir millones de ejemplos de chistes que consisten en exagerar alguna peculiaridad o característica de algo o alguien, lo que equivaldría a exagerar la simplificación y el prejuicio de nuestro razonamiento. Por ejemplo, podría haber un chiste en el que se exagere cómo es que un médico siempre receta paracetamol, no importa si es una infección, una bacteria, un cuadro viral o una fractura; un médico siempre te recetará paracetamol.

De la misma forma, y dejando ya las bromas de lado, ciertos sectores de la política chilena poseen también su comodín o solución a todos los problemas. En el caso de la izquierda, uno podría pensar que su paracetamol es el estado (mayor participación, ya sea regulando normativas o participando activamente), pero podríamos argumentar que en estricto rigor no sería la solución pues, por ejemplo, cambios en la normativa podrían conducir a mercados competitivos, por lo que en realidad su medicamento recomendado no sería una mayor participación estatal, sino que el desarrollo y perfeccionamiento de algún mercado (¡es decir que la solución de algunos políticos de izquierda sería a través del mercado y no del estado!). La derecha, en cambio, tiene un paracetamol tan claro que hasta pareciera ser un fin en sí mismo: el crecimiento económico.

Sobran casos para ilustrar la hipótesis recién mencionada. Por ejemplo, la reforma tributaria del gobierno anterior parece haber sido difícil de entender (lo que es relevante pues dificulta la entrada de potenciales inversionistas) y además pareciera estar recaudando menos de lo que se pensó. Entonces, ¿cómo podemos recaudar más? Para el oficialismo esto se logra reduciendo la carga tributaria con el fin de aumentar el crecimiento (vía inversión), para luego recaudar más gracias a los nuevos negocios generados.
Otro ejemplo sería el intento de modificación al seguro de cesantía. Esta idea implicaba reducir el finiquito recibido tras un despido, pasando de ser un sueldo por año a medio sueldo por año trabajado (aunque con la ventaja de poder exigir este fondo a todo evento). Esto se planteó pensando que con ello se flexibilizaría el mercado laboral, y en consecuencia se generarían mejores empleos gracias al crecimiento. 
Es tal la adicción por este paracetamol que hasta se emplea a veces como solución a la crisis existente en la Araucanía, lo que se vería reflejado en el lanzamiento de la Agenda Nacional de Reimpulso Económico (evento que tuvo lugar en esa región y en donde se menciona literalmente que necesitamos fortalecer nuestra capacidad de crecimiento), o bien en el Plan Araucanía -presentado previo al asesinato de Catrillanca-, que combina crecimiento económico (el paracetamol predilecto de este sector político) con el reconocimiento constitucional del Pueblo Mapuche (¿una oxicodona? pues diría que es una medida sin efecto más que el de ser calmante). 

No se me vaya a malinterpretar. El crecimiento es sin dudas importante, pero es solamente un medio. No podemos buscarlo a costa de todo, ni tampoco podemos esperar que por sí solo solucione por completo las necesidades sociales. Un crecimiento desmedido es perjudicial inclusive en términos económicos sin considerar las externalidades de nuestras principales industrias (se le llama “recalentamiento de la economía”, y puede conducir a una recesión, es decir, a un decrecimiento o caída de la producción, salarios y consumo). El crecimiento sirve, pero debe ser combinado con otro tipo de medidas, pues en la complementariedad de las soluciones podemos encontrar efectos sinérgicos que conlleven beneficios inesperados.

El uso excesivo de paracetamol produce daño hepático que puede ser irreversible. No hay que abusar de él.

FHJ


Links de interés:

Deja un comentario