Democracia v.s. Moda

Es curioso cómo algunas cosas parten como excepciones o extravagancias, luego de a poquito agarran vuelo y, antes de darte cuenta, ya nada es como alguna vez fue. Muchos no lo notan, pero quienes sí lo hacen quedan impresionados al pensar que no se percataron de la forma en la que todo cambió. Y esto sucede todo el tiempo y en todas partes, desde el mate que sólo de nombre se conocía en el Santiago de hace 3 años, hasta el resurgimiento de ideas como el chauvinismo, marxismo internacional, la homofobia y el sentido común. La principal diferencia, me atrevería a decir, es que algunos de estos cambios favorecen a la sociedad entregándole a esta un rico bebestible caliente, mientras que otros cambios pueden llegar a socavar los avances democráticos conseguidos.

El Partido Republicano es una nueva trinchera política que, de lograr constituirse, significaría un cambio en la esfera de los partidos políticos y sus alianzas. Básicamente, podemos reducir los principios del PR en las siguientes 5 características: Provida (1), Heteronormativo(3), Mesiánico(4), Chauvinista(5) y Libertario Económico (8 y 13). 
A mi modesto entender, la filosofía moral y las ideas prácticas de quienes están apoyando el surgimiento de este partido son sumamente cuestionables y, por sobretodo, perjudiciales a la sana convivencia democrática, principalmente porque cada una de estas características significa perjudicar la libertad de los individuos (al final de la columna podrán encontrar mis reflexiones respecto de estas 5 características), y es por eso que debemos preocuparnos. 

Los cambios no son de un momento a otro. No nacen como cambios sistémicos, sino como cambios en las actitudes, acciones y pensamientos de cada persona. Para que posean relevancia en esferas superiores (como un cambio social) se necesita que el cambio se masifique, y para ello es indispensable que el cambio ocurra primero a escala individual. Es aquí donde podemos frenar el auge del apoyo a medidas perjudiciales. Es deber de los ciudadanos defender el buen funcionamiento del sistema democrático a través de las herramientas que este esquema entrega: el diálogo y la confrontación de ideas. Debemos debatir y discutir no solo con quienes opinan distinto, sino que también con uno mismo. ¿Es deseable militarizar la Araucanía? ¿Deben los violadores pagar con la muerte? Las preguntas que aparentan tener respuestas sencillas son las más peligrosas, pues en el “sentido común” se esconden los prejuicios, errores lógicos, falta de respaldo y otras trampas del razonamiento
Lo más triste de todo es que estas mismas respuestas rápidas se expanden como el fuego por pasto seco, convirtiéndose en una especie de tendencia o moda. Hay que frenar esta especie de moda antes de que se incendie todo. Atentar contra los principios de una sociedad libre y democrática es un error; nos aleja de la modernidad y nos desplaza hacia el conservadurismo.

Tenemos que lograr que las ideas pesen más que los saludos a la bandera, pues de lo contrario, en 3 años más, no nos preguntaremos cómo se masificó el mate, sino que, a lo Mario Vargas Llosa, con pena y nostalgia nos preguntaremos en qué momento se jodió Chile.

FHJ

———-

Comentarios sobre los principios del Partido Republicano.

Principio 1 (Provida) –

(…) defendemos su vida desde la concepción hasta la muerte natural, sin excepciones (…)”. En otras palabras, forzarán a todas las personas a encontrar su muerte de forma natural. Y dentro del mismo principio aparece: “(… la) dignidad y los derechos (…) son anteriores y superiores al Estado, y es precisamente por esto, que el Estado debe estar al servicio de todas las personas, especialmente de las más vulnerables”, así entonces, ¿quién más vulnerable que una persona en estado vegetativo? ¿quién más desdichado que aquel que desea la muerte y no puede acceder a ella sin ayuda? ¿No es deber del Estado respetar la dignidad y voluntad de esa persona? Encontramos así una contradicción en el primer principio.

Principio 3 (Heteronormativo) –

(…) la célula básica de la sociedad: la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer. (…) en base a dicho ideal familiar, los niños tienen derecho a tener un padre y una madre”. Corríjanme si me equivoco, pero creo que los niños, más que tener derecho a un padre y una madre, tienen derecho a ser amados por quien los cuide. Mientras exista una persona que quiera al niño y se preocupe de él, dará lo mismo si la familia es liderada por una madre soltera, una pareja homosexual o un matrimonio entre un hombre y una mujer. El hecho de impedir a familias que no cumplan el “ideal” es perjudicar las libertades de quienes no cumplen con esta arbitrariedad. Y otra vez, ¿no decía el primer principio que el Estado debía estar al servicio de todas las personas y que todas las personas nacían libres e iguales en dignidad y derechos?

Principio 4 (Mesiánico) –

El Partido Republicano cree en el bien y la verdad como realidades objetivas. Ambos conceptos son cognoscibles racionalmente por cualquier persona, (…) se encuentran en la noción (…) de virtudes morales objetivas, las que responden al orden natural de las cosas y el cual nunca puede ser modificado ni por autoridad política alguna, ni por ninguna mayoría electoral o parlamentaria.” El cuarto principio es, sin lugar a dudas, el principio que más miedo inflinge. Estas “verdades objetivas”, ¿quién las dictamina? ¿qué sucede si no estoy de acuerdo? Quizás para algunas personas puede ser moralmente virtuoso levantarse los domingos a las 5 de la mañana para ir a misa, mientras que para otras puede resultar una pérdida de tiempo. “El Partido Republicano sostiene que ni la verdad ni el bien pueden ser definidos por mayorías circunstanciales, porque en ese caso estaríamos hablando de conceptos esencialmente transitorios”. No importa lo que se debata ni el nivel de apoyo transversal que una ley adopte; si no es parte de la verdad objetiva entonces no es verdad. Nadie más que el mesías puede cambiar esta realidad.

Principio 5 (Chauvinista) –

(…) respetamos profundamente nuestra Patria hecha por quienes le han entregado su vida en el pasado, y promovemos y valoramos el compromiso con ella (…), defendiendo con orgullo nuestra historia, tradiciones y valores (…)”. ¿Hay que defender algo por el simple hecho de que es tradición o porque constituye parte de nuestra historia? Estoy casi seguro que este argumento podría haberse usado para quemar a Galileo Galilei en la hoguera. Mucha gente ha peleado por tener lo que tenemos, pero cerrarse a la idea de adoptar otras costumbres que podrían beneficiar a las personas es sencillamente retrógrado.

Principios 8 y 13 (Libertario Económico) –

Los Republicanos creemos en una Economía Social de Mercado.”, “(…)a fin de impedir que el Estado invada el campo de actividad económica y social propio de los particulares (…)”. Al parecer, para este partido, la existencia de empresas públicas es un insulto a las actividades propias de los particulares. Bajo esta lógica, empresas como CODELCO (que el año 2018 aportó al gobierno central 1.250.566 millones de pesos) o Metro de Santiago (que el año 2018 transportó a nada menos que 53.259.808 pasajeros) debiesen venderse a privados. ¿Acaso son empresas poco eficientes y mal administradas?
Los Republicanos promovemos un Estado Moderno y Transparente una Institucionalidad de Calidad, Confiable y Firme.”, esto suena muy bonito. Todos queremos un Estado que sea eficiente, y por sobre todo transparente para que quienes deseen chequear puedan asegurarse de que no hay financiamientos irregulares ni operaciones de índole sospechosa. A mí me llamó la atención que el presidente de este partido en formación haya viajado a España financiado por el partido, pues este viaje se realizó a días de la formulación de esta tienda política. ¿De donde provino el financiamiento? Sin querer saltar a conclusiones equivocadas me adentré en la página oficial de la colectividad en busca de respuestas, y nada. No hay ninguna publicación que transparente los métodos que el partido posee para financiarse, y a diferencia del sitio de Acción Republicana, tampoco poseen un instructivo de cómo donar al partido. Sí poseen una sección de contacto, a la cual hice llegar mis inquietudes (el 29 de junio) y, a la fecha de publicación de esta columna, aún no tengo respuesta. Es muy lindo hablar de un estado transparente, pero predicar y no practicar es algo que un partido no debería hacer, y mucho menos cuando su cuarto principio dice que  “Cada afiliado asume el compromiso de hablar con la verdad y en defensa de este bien objetivo, sin complejos y sin concesiones.”.

———-

Fuentes y links de interés:

Deja un comentario