La tecnocracia y la desconexión ciudadana

Los chalecos amarillos han pegado fuerte en Francia y han hecho tambalear el gobierno de Emmanuel Macron. Su plan de subir los impuestos a los combustibles despertó a una fuerza que le esta acomplejando de sobremanera su popularidad y su proyecto de poner en marcha a Francia. Aquí es donde surge la idea de que el error de Macron fue ser muy tecnocrático, por el hecho de promover una política que a los ojos técnicos es muy correcta para un país por los beneficios que trae al generar un sistema tributario justo y una economía que se preocupa del medio ambiente, pero para la ciudadanía no necesariamente resulta atrayente.

Cuando se habla de tecnocracia, significa que de alguna manera quien gobierna se basa en el razonamiento científico para realizar sus políticas públicas y dar solución a los problemas que se van presentando.

Sin embargo, este modo de gobernar suele pensar que se debe ver al país como una empresa en que la eficiencia es lo que debe primar. Sin lugar a duda que la política es mucho mas compleja que una firma que maximice beneficios, ya que la sociedad esta compuesta por una serie de relaciones sociales que complejiza la labor al no tener una solución clara ni única. En general esta tecnocracia tiende a confundir la economía como una ciencia exacta, en vez de lo que realmente es, una ciencia social que depende de las personas.

Trayendo a colación a Chile y esta lógica tecnocrática resulta interesante ver como los buenos números económicos que ha tenido este gobierno no han impactado en la creencia de las personas sobre una mejor situación y las expectativas que se tenían sobre los tiempos mejores están costando que impacten en la percepción ciudadana, que al final es lo que se plasma en una elección.

El desafío está en ver más allá de la eficiencia y entender el entorno político de manera más profunda, con tal de llegar a una ciudadanía que no se siente representada ni tan tomada en cuenta por esta élite que gobierna bajo conceptos que muchas veces no entienden muy bien, algo así lo explica la idea económica de Agente- Principal en que las diferencias de información entre unos y otros hace que no haya conexión y no se logren los resultados esperados. Ya paso en el gobierno pasado de Sebastián Piñera en el que con un gabinete muy técnico -con mucho doctorado y empresario exitoso- no logro reflejar los buenos resultados económicos en una victoria en las elecciones. Muchas veces un equipo técnico como el de Piñera I genera que las personas no se vean en ellos porque vienen de mundos diferentes- colegios privados y egresados de la PUC- por lo que no se explican como este tipo de personas podría velar por los intereses de un ciudadano promedio.

Filosofía y comunicación política resultan claves para entender la complejidad humana y para enfrentar esta crisis de aprobación ciudadana de tal manera de conectar al gobierno con la sociedad y generar políticas con el tino necesario para evitar descontentos peligrosos.

Marco Bravo Gatica

Deja un comentario